Mundo

PROGRAMA CATÓLICO PARA BEBÉS ABANDONADOS PODRÍA HABER SALVADO RECIÉN NACIDO

By CATHOLIC NEWS SERVICE     1/8/2018

EDMONTON, Alberta (CNS) — Un programa católico llamado Angel Cradle (cuna de ángel), operado por el hospital Covenant Health, podría haberle salvado la vida a un bebé recién nacido.

Una persona dejó a un bebé saludable en el hospital comunitario Grey Nuns en Edmonton, Canadá durante los últimos seis meses bajo el programa Angel Cradle que permite que los padres dejen anónimamente su bebé en una cuna dentro de la entrada.

Desde que el programa comenzó en Edmonton en mayo de 2013, fue la primera vez que un bebé se haya dejado abandonado, pero bajo cuidado y comprueba que el programa está funcionando, dijo un portavoz del hospital que opera el programa en los hospitales Grey Nuns y Misericordia.

“A la luz de la doctrina social católica, nuestra misión es satisfacer las necesidades de los más vulnerables y en este caso hubo un resultado positivo”, dijo Gordon Self, vicepresidente de misión, ética y espiritualidad.

“No podemos perder de vista las circunstancias desesperadas que llevarían a esta decisión y tenemos que recordar que esta persona escogió dejar su bebé en un ambiente seguro. El programa Angel Cradle ayuda a prevenir que las situaciones sean muy trágicas, que suceden como nos damos cuenta”, él dijo.

Una puerta azul señala el lugar donde dejar el bebé, cerca de los departamentos de emergencia. Dentro hay una cuna para el bebé. Un detector alerta al personal de emergencia, quienes responden en menos de 30 segundos. Entonces médicos y enfermeras examinan al bebé, quien es puesto bajo el cuidado del ministerio de servicios a los niños.

“Nada es más importante que la seguridad y el bienestar de los niños”, dijo Zoe Cooper, portavoz del ministerio de servicios a los niños.

Cooper dijo que el personal del ministerio trabaja con Servicios de Salud de Alberta (Alberta Health Services) para proveer cuidado temporal para el bebé y encontrar a sus padres. Si los padres no se pueden localizar, el bebé pasa al cuidado del gobierno, donde la meta es encontrarle un hogar permanente.

Mientras el bebé no esté herido, la policía no se involucra.

El hospital usó como modelo el programa Angel’s Cradle del hospital St. Paul en Vancouver. Allí Angel’s Cradle se ha usado dos veces desde que comenzó: la primera vez en 2010 y la segunda en 2013. Ambos bebés estaban saludables.

“Sabemos que no vivimos en un mundo perfecto. La vida es complicada para la gente, por lo que el programa pregunta: ‘¿Cómo podemos ayudar?'”, dijo Christopher De Bono, vicepresidente de misión, ética, espiritualidad y bienestar indígena en Providence Health Care.