Local

AYUDAN A CATÓLICOS LATINOS A ENTENDER TESTAMENTOS Y FIDEICOMISOS

ASESORES FINANCIEROS DE LA FUNDACIÓN CATÓLICA DE ORANGE EXHORTARON A FELIGRESES A PLANIFICAR ANTES DE SU FALLECIMIENTO

By JORGE LUIS MACÍAS     6/30/2016

Jesús les habló diciendo: “Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no caminará en tinieblas, sino que tendrá luz y vida” (Juan 8:12).

Justamente es como Salvador y María Eugenia Aceves, esposos inmigrantes de ascendencia mexicana, contemplan caminar en la luz. No en cuanto a su vida personal o espiritual, sino en relación a la educación fiscal sobre sus bienes.

El miércoles 25 de mayo ellos asistieron a una sesión informativa para entender claramente el proceso de testamentos y fideicomisos (Living Trust), donde recibieron información que les guiará en el aprendizaje de una planificación patrimonial nueva o actualizada.

“Mi herencia va a repartirse igualmente entre mis cuatro hijos”, dijo Miguel. “Todos ellos merecen nuestro amor y cariño de igual manera”.

Su esposa corroboró la decisión.

Testamentos, fideicomisos, impuestos sobre el patrimonio, los gastos del proceso sucesorio, la tutela de los hijos menores y la selección de representantes personales podrían ser temas que intimidan a católicos Hispanos-Latinos.

Por ello los directivos de la Fundación Católica de Orange (Orange Catholic Foundation),  Fernando R. Jiménez, Contador Público Certificado (CPA) y la abogada Sue C. Swisher, se dieron a la tarea de clarificar el proceso, de manera que sea fácil.

Por primera vez la, Fundación Católica de Orange, ofreció  la sesión en Español. Durante dos horas, respondieron a las preguntas de los asistentes a esta sesión, que se llevó a cabo en el Centro Pastoral de la Diócesis de Orange.

“La planificación fiscal es sumamente importante”, dijo Jiménez. “Es vital dejar bien establecido cómo se repartirán bienes, después de fallecer, ya que esto es un punto muy importante para la familia”.

Estos esfuerzos que realiza la Fundación Católica de Orange, en coordinación con la Diócesis de Orange, las parroquias, y Cementerios Católicos tienen el objetivo proteger a los seres queridos, y herederos de los fallecidos, con un plan que evite procesos difíciles en los tribunales después de la muerte de un familiar.

“Es tremendamente benéfico tener un plan, donde la persona puede decidir quién será el albacea sus bienes”, dijo Swisher. “Al mismo tiempo se debe planear en caso de incapacidad financiera o médica y designar a las personas que cuidarían de sus hijos; ayudaran a distribuir los bienes a los beneficiarios de manera eficiente; también el planear ayuda reducir el pago de impuestos”.

planificación patrimonial, testamentos y fideicomisos

Los presentadores explicaron  lo que la gente puede hacer antes de morir y explicaron que la planificación patrimonial es un proceso. Se trata de personas, incluyendo: la familia, otros individuos, e organizaciones de caridad de su elección. También incluye su propiedad, diversas formas de propiedad y el título de que dichos activos pueden tomar. La planeación se enfoca en necesidades futuras en caso de que el individuo cuidar de sí mismo.

“Erróneamente, muchas personas piensan que la planificación del patrimonio sólo implica la redacción de un testamento,” dijo Fernando Jiménez. La planificación patrimonial, sin embargo, también puede implicar la planeación financiera, fiscal, médica y de negocios. “Un testamento es parte del proceso de planificación, pero la persona necesitará otros documentos, a fin de cubrir plenamente sus necesidades de planificación de sucesión”.

Un testamento es un documento legal en el que la persona que va a morir, en pleno uso de sus facultades mentales, da ciertas instrucciones para ser llevadas a cabo después de su muerte. Por ejemplo, es posible destinar la distribución de sus bienes (su dinero y propiedades), y elegir a los tutores de sus hijos menores de edad. En un testamento se puede elegir: a sus beneficiarios; a un tutor para sus hijos menores de edad y a un ejecutor. Es irrevocable cuando se muere.

“Si usted muere sin un testamento (intestado), la ley de California determinará los beneficiarios de su patrimonio”, dijo la abogada Sue C. Swisher. “Contrariamente a la creencia popular, si usted muere sin testamento, no todo  pasa automáticamente al estado”. Si está casado o ha establecido una relación de pareja, su cónyuge o pareja va a recibir propiedad de la totalidad de sus bienes.

Un fideicomiso es un documento legal escrito que sustituye parcialmente a un testamento. Con un fideicomiso en vida, los bienes: casa, cuentas bancarias y acciones, por ejemplo, se ponen en el fideicomiso, administrado para el beneficio del individuo en vida, y al fallecer los bienes son transferidos a los beneficiarios.

La mayoría de las personas se nombran a sí mismas como los beneficiarios a cargo de la gestión de los bienes. De esta manera, a pesar de que los bienes se han puesto en el fideicomiso, el individuo puede permanecer en control de sus bienes durante su vida. También puede nombrar a un beneficiario sucesor (una persona o una institución) que se encargará de los bienes del fideicomiso, si es que no puede o no quiere hacerlo por sí mismo.

El fideicomiso podrá ser modificado o revocado en cualquier momento por la persona, o personas, que lo crearon (comúnmente conocido como el fideicomisario (s), otorgante (s) o fiduciario (s), siempre y cuando él, ella, o ellos están todavía competentes, y con uso de razón.

Para información más detallada, en Español, comuníquese a la Fundación Católica de Orange (the Orange Catholic Foundation) al 714-282-3021 o por correo electrónico a
info@orangecatholicfoundation.org.